1 – Lee el texto cuidadosamente: Enfócate en detalles, ideas principales y sus relaciones.

2 – Subraya y toma notas: Destaca ideas clave y conceptos importantes; anota o esquematiza.

3 – Analiza la estructura del texto: Identifica planteamiento, desarrollo y conclusión; atiende a transiciones y conexiones lógicas.

4 – Identifica el propósito y tono del texto: Discierne la intención (informar, persuadir, etc.) y el tono del autor.

5 – Responde a las preguntas estratégicamente: Comprende las preguntas, busca respuestas en el texto, y relee si es necesario.

6 – Considera el contexto y la inferencia: Usa el contexto para inferir y conectar ideas explícitas e implícitas.

7 – Practica con ejercicios similares: Refuerza tus habilidades con prácticas parecidas a las de la prueba.
Practicar constantemente es clave para mejorar

Practicar constantemente es clave para mejorar en comprensión de lectura.